Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Dentro de una de las montañas con mayor bio diversidad que se levanta sobre le urbe caraqueña, El Ávila, hay un lugar apartado que reúne la fusión gastronómica autóctona con una especial invitación hacia el escape. Ubicado muy cerca de San Isidro, desde donde se pueden ver los cincos sectores que conforman el poblado de Galipán, en el estado Vargas, se encuentra el restaurante-academia Horno, Leña y Pan, a cargo de su dueño Flavio González y el chef Carlos Uribe.
Los comensales necesitan un vehículo de doble tracción para subir o pagar cinco mil bolívares por persona en la estación Llano Grande para agarrar una camioneta y llegar al local. El tiempo estimado para subir es entre 35 y 45 minutos.

"La idea de abrir Horno, Leña y Pan fue para satisfacer la demanda de una gastronomía distinta. Conservando siempre el carácter autóctono de la comida galipanera, le damos toques gourmet a los alimentos", explica el chef Carlos Uribe, quien no oculta el secreto de su restaurante: el horno.

Porque la complicidad que existe entre los platos y el horno de leña hace que la comida le guiñe el ojo al calor del fuego. Desde un quesillo de chocolate, un trébol crocante (pan de leña con queso de cabra, pimentón asado y pasta de aceitunas negras) hasta un lomito son pasados por el horno de leña y llevados a la cocina para terminar su cocción y, finalmente, llegar a las mesas del local.
Pero Horno, Leña y Pan no es un restaurante común y corriente. Desde hace siete meses el local abrió sus puertas con una misión clara: ofrecer a los pobladores y a los turistas de Galipán la oportunidad de prepararse en materia de restaurantes, posadas y transportes.
Para llevar a cabo su objetivo, los días viernes se cierra el local al público para dictar cursos de alta gastronomía como Comida tailandesa, comida mexicana y china, y para lo cual se invitan a diversos chef venezolanos o internacionales.

San Isidro:
En el sector San Isidro, justo antes de la entrada de la Posada de Teresa, se encuentra el nuevo Hospedaje-Restaurante La Casita. Se ofrece comida con un típico menú criollo y 11 cuartos sencillos con TV, baño/agua caliente.
Una vista parcial del interior del restaurante de la nueva Posada-Restaurante Mirador
Posada Calas de Galipán, Sector San Antonio, es otra opción nueva de dos cabañas (cama matrimonial, baño/agua caliente y comidas opcionales por encargo. Entre las especialidades del restaurante Horno Leña y Pan (al lado de Lunavilla) se encuentran una parrilla para tres con pollo, solomo, chorizo y morcilla con dedos de yuca y una ensalada con palmito y aguacate.
Entre las cosas de siempre están: el alquiler de caballos los fines de semana, los merenderos al lado del terminal por carritos de comida con sus suculentos sándwiches de pernil; los quioscos con flores, fresas y otros productos locales deliciosos.
La Posada de Teresa cuenta con restaurante que cocina a leña, sala de reuniones y ocho bellos cuartos (con agua caliente, calefacción, para.
Entre otros restaurantes están: Lunavila, sábados y domingos de 9:00 a.m. a 9:00 p.m entre semana previa reservación y La Galipanier miércoles-domingo, que enfatiza su menú francés de fondues.

Peñón de la virgen
: Es una gran roca que se ha convertido en parada obligada para visitantes y pobladores de Galipán. En la parte superior tiene forma de meseta. Hasta allí llegan adultos y chicos para contemplar la ladera y meditar en medio del aire fresco y la naturaleza. Justo en lo alto se encuentra la estatuilla de la virgen, con vista al mar, que dio paso al nombre actual, ya que anteriormente se le llamaba Peñón del Diablo. Se puede llegar siguiendo la carretera que viene de Cotiza, en Caracas, hasta llegar a Boca de Tigre. Luego se sigue hasta Galipán, por la gruta de la virgen de la Rosa Mística; continuando por La Fila o Los Pinos y tomando después el Sendero de Belén Santana. No se pueden perder la vista de Parque Nacional El Avila desde el Peñón.
Por tradición, el Día de la Madre se ha convertido en una fecha en la que son típicos los almuerzos o cenas especiales. He aquí algunas propuestas gastronómicas interesantes que se adaptan a todos los presupuestos.
Galipán es uno de los lugares más visitados, no sólo por los suculentos menús que ofrecen sus restaurantes, sino por la posibilidad de apreciar hermosos paisajes en medio de un excelente clima de montaña. Lomito de res en salsa de nuez, pescado en salsa de cangrejo o pechuga de pollo en crema de champiñones son los platillos que ofrecerá Tahumara, local especializado en comida mexicana no tradicional. Disfrute de uno de esos platos, acompañado por nachos con queso fundido, pan integral recién horneado, una copa de vino, postre y café.
Le Galipanier y Granja Natalia también contarán con una comida de alta factura; mientras el primero tendrá un menú de fondue y otro compuesto por vieiras y cordero, el segundo contará con bisque de langostinos, hojaldre de espárragos, lomito a la brasa y pechugas de pollo rellenas dentro de los que está incluido el postre, el café y el pousse café. Recuerde que debe reservar con anticipación para garantizar el cupo; y no se preocupe por el transporte, pues todos disponen de un servicio privado de vehículos rústico..