Restaurantes

restaurantes caracasGuía de los mejores restaurantes y tascas en Caracas, Capital de Venezuela, toda la información de restaurantes, especialidades, menús, opiniones, fotos y mucho más.
La Guía de Caracas.travel es una referencia de restaurantes, hoteles, rutas turísticas y rutas con denominación de origen. Pero también lo es en lo que se refiere a la clasificación de los mejores restaurantes; valorados con el criterio que armonicen con la comida y, por tanto, el cliente elige un restaurante desde el trabajo o su casa, selecciona el mejor restaurante más adecuado para su menú, evento, sorpresa, ocasiones especiales y más conveniente en relación calidad y precio.
La Guía de Caracas.travel, tanto la de mapas y restaurantes como la de Cafés y Bares de la Ciudad y la de denominaciones de Origen, tiene unos 300.000 visitantes al año y la página corporativa de caracas.travel tiene un millón de visitantes unitarios al mes y más de 12 millones de páginas vistas al año.
Lo más utilizado son los mapas para organizar los viajes, después los hoteles y los restaurantes y, por último, los Cafés y Bares, aunque sigue siendo una de las más consultadas es la edición de la Guía de los Mejores restaurantes, Bares, Cafés y Clubes nocturnos en Caracas.

Con capacidad para 600 personas, con amplios espacios y un servicio que difícilmente puede ser personalizado. Inspirado en las famosas churrasquerías brasileñas, aquí todo gira en torno a la carne asada en grandes espadas que se van sirviendo al comensal según sus deseos. Es un gran comedor con áreas bien definidas, mesas grandes alargadas, una estación de ensaladas y entradas, una estación de quesos y hasta una de sushi, donde uno mismo se sirve lo que quiera. A la hora de la carne, hay un maestro asador venido especialmente de Brasil quien se encarga del calor de las brasas y de los 25 diferentes tipos de cortes.

Un nombre que ya es toda una institución no sólo en la capital sino en las principales ciudades de Latinoamérica, sinónimo de calidad y orgullo de la cocina peruana. Creado originalmente en Lima por el chef Gastón Acurio y su esposa Astrid, hoy se extiende por el mundo ganando adeptos con sus creaciones en las que se mezclan platos tradicionales andinos con productos nobles y una presentación moderna, atractiva y sugerente. Tiene el mérito de renovarse constantemente, siempre dentro del concepto original, donde se mantienen los platos emblemáticos más todo lo nuevo que se le ocurre a Acurio y sus discípulos. El local tiene dos ambientes, con una sala muy sobria y bien atendida, con vista a la cocina, más la parte superior y una sala reservada para grupos pequeños. Entre lo nuevo se encuentran cosas como: atún con tamarindo y coco, saltado otoñal de róbalo y camarones, conejo con alcachofas y naranja agrias, curvina en jugos de ají amarillo, ossobuco de ternera, cabrito lechal con auyama, etc. Sin duda, una de las mejores opciones de la ciudad, en todo sentido.

 

Ubicado en un rincón escondido tras una puerta rústica, tiene unos sofás a la entrada para los que quieran un aperitivo, y luego una sala con aire acondicionado y unas mesas ubicadas en el pasillo. Cocina catalana mezclada con preparaciones criollas como, por ejemplo, una pizca andina modernizada, junto a minipizzas de queso de cabra, lentejas ahumadas con cordero, algunas tapas catalanas donde no falta la sazón local y un bar de vinos, donde regularmente hay actividades relacionadas con Baco, organizadas por un grupo de somelieres profesionales, desde cursos de iniciación hasta cine foros y boleros.

El ícono del Gourmet en Caracas, donde el escenario, la comida y el servicio se complementan armónicamente estableciendo un nivel de referencia obligado a la hora de escoger dónde ir. Aquí se conjugan diversos factores que contribuyen a crear una atmósfera especial que luego se complementa con una cocina de autor muy bien ejecutada. La sala tiene espacio suficiente para comer con tranquilidad sin tener que estar escuchando la conversación de la mesa de al lado. La cava de vinos es la más completa del país, reconocida internacionalmente, con una serie de propuestas exclusivas y atendida por un sumiller de verdad. La carta incluye propuestas que se renuevan regularmente de acuerdo a los productos estacionales, más algunos que ya son clásicos como los ravioles de trufa, las alcachofas con foie gras, la pesca del día, más todo lo que se estila en un hotel de categoría. En materia de vinos la lista es la más completa del país, así lo reconoce hasta el Wine Spectator y si uno acepta las sugerencias del sumiller no saldrá defraudado. A todo esto deben sumarle tranquilidad, seguridad y amabilidad. Conveniente reservar e incluso ordenar un menú con antelación si se va en grupos.

 

En altamar no sube ni baja la marea. En este restaurante tampoco y su estilo se mantiene incólume a pesar del paso del tiempo con una tripulación y unos pasajeros constantes acostumbrados al ambiente y sazón que lo caracteriza. Al entrar en este ambiente de paredes blancas y tonos azules, como una casa mediterránea, uno sabe que la especialidad son los pescados y mariscos, aunque la carta es amplísima en variedad. Lo más destacado son los arroces en diversas combinaciones, especialmente el asopado de mariscos y la paella marinera, que acostumbran regarla con abundante vino de Jerez. Quienes no comen pescados, pueden elegir entre opciones de carne, pollo, pavo, cerdo o res, preparadas al instante. Mantiene una clientela fiel, reconocida por los mesoneros. Fresco y bullicioso, tiene varios ambientes y una barra generosa. Estacionamiento amplio y buena ubicación en el área.